Últimamente los tiempos cambian a una velocidad sorprendente: llegan nuevas tecnologías que nos permiten hacer nuestra vida más sencilla, se van otras que quizá no son tan eficientes, y así sucesivamente. Pero la tendencia que más llama la atención es que son cada vez más las personas que se inclinan por elegir trasladarse de forma amigable con el medio ambiente, como por ejemplo con el uso de monociclos, monopatines eléctricos y bicicletas.

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, en los últimos 10 años, la cantidad de viajes diarios en bicicleta aumentó un 146%. Por su parte, la pandemia contribuyó al crecimiento del transporte en vehículos propios, con un aumento del 27% de los viajes en bici.

La bicicleta es el medio más utilizado como modo de transporte para actividades cotidianas y/o para trasladarse hacia y desde el trabajo o estudio. Mayormente, la movilidad tiende a ser con fines recreativos, pero de todos modos, su uso para el desplazamiento hacia destinos de corta o más extensa distancia también es muy común. El 71% de los ciclistas observados son hombres y el 29% mujeres. El grupo etario que más utiliza este tipo de vehículos son los jóvenes de entre 18 y 35 años, que representan el 46,7%, seguido por usuarios de entre 36 y 49 años, que son el 19%.

Estas formas alternativas de Movilidad Urbana sustentable, no solo generan beneficios para la salud mental y física, sino que resultan también más económicas, y además representan un gran aporte para el desarrollo de ciudades más sustentables.

Entre los beneficios podemos destacar:

Disminución de embotellamientos de tráfico, lo se traduce en una baja de contaminación tanto sonora como la atmosférica, y contribuye además a reducir el efecto invernadero.

Disminuye el consumo de energías no renovables, promoviendo el consumo de combustibles renovables, como los biocombustibles, y otras energías más limpias.

Recuperación del espacio público disponible, al tener que destinarse menos espacio a estacionar los autos/motos/camiones.

Mejora la salud y calidad de vida de las personas gracias a la reducción de la contaminación y el ruido en las ciudades.

Beneficio general para la salud gracias a la actividad física que requiere la ecomovilidad.

A grandes rasgos la ecomovilidad es una fusión entre transporte y ecología. Además, a nivel plenamente de salud, contribuye a la recuperación de lesiones, baja el nivel de estrés, previene enfermedades cardiovasculares, disminuye el riesgo de padecer sobrepeso y mejora la movilidad articular, de postura y coordinación.

Si ya estás decidido por comenzar a poner en práctica esta forma de movilidad, te sugerimos seguir leyendo.

¿Qué tener en cuenta para virar hacia la ecomovilidad en una ciudad?

Los expertos recomiendan conciencia aseguradora en relación a las nuevas formas de movilidad sustentable, porque actualmente hay una creencia de que las mismas no pueden producir ningún daño y por eso no se cuenta con seguro.

La capacidad de protección del seguro ofrece resguardo ante diversas circunstancias, y hacer todo de forma correcta permite trasladarse con la tranquilidad de estar protegido en cada kilómetro del camino.

Desde La Perseverancia, desarrollamos un multiproducto: «Movilidad Urbana», la cual está destinada a amparar nuevas formas de movilidad que actualmente se utilizan como alternativa a autos y motos. Nos referimos a bicicleta, bicicleta eléctrica, airwheel, monociclo eléctrico, monopatín, monopatín eléctrico, segway, skateboard y skateboard eléctrico.

En LPS contamos con dos tipos de coberturas para Movilidad Urbana:

• Movilidad Urbana c/Robo

• Movilidad Urbana Responsabilidad Civil

Para conocer más en detalle este nuevo producto te invitamos a visitar el siguiente enlace.

 

Estamos para asesorarte y cuidarte, nuestro compromiso es con vos.

El Equipo de LPS.