Con motivo de celebrar el día del niño, les proponemos algunas ideas para proteger a los más pequeños de la familia durante los viajes.

Las sillas o sistemas de retención infantil para vehículos son una de las medidas de seguridad más importantes a utilizar, debido a que previenen el 80% de las lesiones graves y/o mortales que pueden generarse en un accidente de tránsito. En este artículo les compartiremos algunos tips para emplearlas correctamente.

Tipos de sillas infantiles

Existen diversos modelos de butacas, según la edad del niño, posición de viaje y otras características. Las más pequeñas son las del Grupo 0 y 0+, orientadas a los niños de hasta 10 kilos de peso (que equivalen a los primeros 12-18 meses de vida). Una de las opciones más seguras son las sillas cubiertas o también conocidas como cuna o huevito. Las mismas suelen colocarse en posición contraria a la marcha y se fijan con el cinturón de seguridad trasero del coche.

Este tipo de sillas más pequeñas suele contar con el sistema ISOFIX, el cual tiene como objetivo evitar errores en la instalación del sistema de retención infantil. Este tipo de anclaje se encuentra dentro del coche y ayuda a que se enganche la butaca infantil de forma directa a través de unas barras rígidas, empujándolas contra las anillas con un click. Suelen complementarse con un dos anclajes uno superior (Top Tether) y otro inferior (Pata de Apoyo) para evitar la rotación o vuelco.

Los niños de 10 a 18 kilos y de hasta 4 años aproximadamente, deben utilizar una silla infantil que debe colocarse en el asiento trasero, en el sentido de la marcha.

Según la última actualización de la Ley Nacional de Tránsito, en la Argentina los menores de 10 años deben viajar en los asientos traseros sujetos con el sistema con el Sistema de Retención Infantil homologado en relación a su peso y edad. Algo a tener en cuenta es que si, por una situación particular, como puede ser el uso de un vehículo con una sola fila de asientos, el menor se encuentra viajando en el asiento delantero, se debe desactivar el airbag del coche para evitar lesiones graves.

Otro de los grupos son los niños de 15 a 25 kilos, de 4 a 6 años, que pueden utilizar la silla tipo amoldador con respaldo, las cuales pueden usarse con el cinturón del coche. Es importante destacar que la cinta debe colocarse sobre la cadera del menor.

Por último, los niños de 6 a 12 años, de unos 22 a 46 kilos, tienen que usar un asiento tipo amoldador que permita regular la altura y que se coloque de modo que pueda fijar el cinturón sobre la clavícula y la cadera del niño.

Otras medidas de prevención

En el caso de que tengas que hacer trayectos con menores dentro del vehículo es importante tomar otras precauciones:

  • Los menores deben viajar en el asiento trasero, ya que es el más seguro, principalmente usando la ubicación central.
  • Cerrar las ventanas para evitar que los más pequeños se asomen o arrojen objetos que pueden generar accidentes.
  • Activar el seguro de niños para las puertas, de esta manera el menor no podrá salir del vehículo por si solo.
  • Evitar distraerte, moderar la velocidad y adecuarla a las condiciones de tránsito del momento. 
  • En los viajes de mediana o larga distancia, viajar con tiempo, ya que es posible que requiera más paradas para atender las necesidades de los niños.

Esperamos que estas ideas sean de tu interés y ayuden a mejorar la seguridad vial infantil.

¡Feliz día de la niñez!

El Equipo de LPS