Los vehículos de baja cilindrada se caracterizan por ser mucho más económicos de mantener que aquellos que poseen un motor más grande. Teniendo en cuenta esta información, varias son las marcas que han decidido unirse a la ola del “downsizing”. 

El objetivo, es poder fabricar coches que demanden menos cantidad de combustible y además, emitir menos gases contaminantes. De esta manera, se obtendría un doble beneficio. Por un lado, una ventaja económica sobre el cliente y por otro lado, se reduciría el impacto sobre el medio ambiente.

Por lo tanto, este cambio permite mejorar el rendimiento de los vehículos y, como consecuencia, su eficacia a partir de la creación de motores más pequeños pero con mayor capacidad tecnológica. Esto se debe a que los nuevos autos utilizan menos cilindradas pero mayor potencia.

A nivel nacional existen vehículos que poseen motores, de al menos, tres cilindradas. Las nuevas tecnologías han permitido que se intensifique la inyección directa y el turbo, logrando buena eficiencia también en algunos motores de cuatro cilindros. Esto suele ocurrir solo en vehículos pequeños. Pero en Europa, este tipo de modelos no son noticia, debido a que ya llevan mucho tiempo comercializandose.

En la Argentina los autos que menos consumen combustible son los “citycar” (los segmentos A y B). No obstante, de a poco algunas automotrices van incorporando esta motorización de bajo costo en modelos sedanes y SUVs compactos.

Entre los autos más eficientes en el país, se encuentra el Renault Kwid. Este automóvil realizado en Brasil consume unos 15,2 kilómetros por litro de combustible y posee una autonomía de 532 kilómetros.

Otro modelo es el Fiat Mobi el cual gasta unos 15,8 km por litro y tiene una autonomía de 742 kilómetros. Por otro lado, el auto chino más pequeño del mercado, conocido como Chery QQ. Puede recorrer unos 7,2 km por litro, alcanzando unos 602 kilómetros.

El Volkswagen Up! se lleva el podio ganador entre los autos que menos combustible consumen. Esta pieza realizada en Brasil puede recorrer unos  18,5 kilómetros por litro de combustible. Pero es que además, ostenta una autonomía de 925 kilómetros.

En las mediciones realizadas influyen no sólo el rendimiento del propio vehículo, sino también, factores externos relacionados con el tránsito, el tipo de ruta y la conducción.

Fuente: Ideas Mercado Libre