Uno por uno, los SUV eléctricos que llegan a la Argentina y se enchufan en tu casa


Son los que más crecen en ventas en el mundo. Y por eso las marcas ya los piensan con nuevos motores, para que se aseguren el futuro.

Las ventas globales registradas en la industria automotriz el último año son claros indicadores del porqué las grandes marcas apuntan a un mismo segmento a ganar en el futuro inmediato: los SUV eléctricos.

Mientras que los patentamientos cayeron 0,5% en todo el mundo, cortando una racha positiva de 9 años, solamente dos categorías escaparon a ese resultado: por un lado, los llamados Sport Utility Vehicles (SUV); y por el otro, los eléctricos.

– En el primer caso, se comercializaron 30 millones de unidades en todo el planeta, lo que equivale al 35% del total de las ventas, que fueron 86 millones.

– En el segundo, representan la categoría de mayor crecimiento en el mercado: el volumen se incrementó 74%, superando el millón de unidades por primera vez en la historia.

Las dos variables impulsaron a las marcas masivas a tener, al menos, un modelo que combine ambas características.

Sin embargo, eso no es lo más llamativo, sino que lo verdaderamente inesperado es que compañías como Porsche, Aston Martin, Jaguar o Ferrari se hayan decidido a romper con sus grandes leyendas deportivas para volcarse al diseño de los SUV –muchas de ellas ya lo tienen–, incluso con motor eléctrico.

Esta apuesta no es un tema menor: subirse a un vehículo de esas características es, para los clientes, pensar en ponerlo en marcha y sentir el rugido del motor, sensación que con las nuevas tecnologías desaparecerá.

Aunque no tienen escapatoria. En el mundo saben que la electrificación es una realidad y las automotrices, especialmente en mercados como el europeo, están apremiadas por resolver los problemas de emisiones. Así, no les queda alternativa.

«Los fabricantes sintieron las tensiones comerciales entre algunas de las economías más potentes, así como los cambios y las ‘nuevas amenazas’ presentes en la misma industria», explican desde Jato Consultores a iProUP. Eso explica la urgencia por contar con estos nuevos productos.

Argentina no es ajena a este fenómeno. La Secretaría de Industria, a través del Boletín Oficial, difundió los permisos de importación presentados por Ford Argentina, Toyota y Nissan para ingresar al país más de 1.000 vehículos híbridos y eléctricos, de los cuales una importante porción corresponderá a unidades SUV.

Lo que viene de las masivas
Entre las compañías del mercado masivo que tienen algún modelo eléctrico, Hyundai y Kia son las más avanzadas a nivel mundial.

La primera cuenta con el Kona EV como una de las más recientes innovaciones, un vehículo que no solo se destaca por la electrificación de su motor, sino por ser uno de los más seguros del mundo por su equipamiento en la categoría en que compite.

Este modelo, con motor naftero, ya se vende en la Argentina, pero todo indica que será el que inaugure el camino eléctrico de la firma en el país.

Tiene dos versiones: una con 39,2 kWh de capacidad de batería con 136 cv y una autonomía de 345 km; y otra de 64 kWh con 204 cv y 546 km.

Otra de las estrellas de la compañía es el Ioniq, un auto creado desde cero para utilizar energías alternativas. Está disponible con motor no convencional de 141 CV, un híbrido enchufable de la misma potencia y un eléctrico 100% con 120 CV.

Sobre la llegada de estos vehículos al país, Ernesto Cavicchioli, presidente de la coreana en la Argentina, afirma a iProUP: «En la medida en que podamos participar en el sistema, vamos a analizar cuáles son las mejores opciones para competir en este segmento. Entre las posibilidades, sin dudas, están el Hyundai Ioniq y el Kona Eléctric».

En cuanto a Kia, la gran novedad a nivel mundial es el e-Niro. Con baterías de 39,2 kWh y 126 CV y otra de 64 kWh con 204 cv, alcanza una autonomía de 289 o 455 km.

En Ford, la novedad más reciente es la presentación del nuevo prototipo llamado Puma. Este nombre, que se usó en otros deportivos de la automotriz, se convertirá en un SUV chico, para ubicarse entre Ecosport y Kuga, con tecnología microhíbrida.

El modelo tendrá un motor 1.0 de baja fricción de hasta 155 CV en un primer momento y contará con tecnología EcoBoost Hybrid, capaz de recuperar energía en desaceleraciones y almacenarla en una batería de iones de litio de 48V.

Esa energía se puede utilizar para ayudar al motor térmico a través del BISG reduciendo la exigencia al motor de gasolina.

El nuevo Ford Puma se fabricará en la planta de Craiova (Rumanía) y se pondrá a la venta a finales del año.

La compañía también renovó el Kuga, un modelo con poco éxito en la Argentina pero que seguirá dando batalla. Ahora tiene motorización híbrida, híbrida enchufable y mild hybrid, además de los motores diésel EcoBlue y gasolina EcoBoost.

En cuanto a la llegada de eléctricos o híbridos de la marca del óvalo al mercado local, la empresa confirmó que este año será el desembarco del Mondeo Hybrid, el primer eslabón de una larga cadena de novedades.

En Volkswagen ya trabajan en su nueva división eléctrica, bautizada como I.D. En este sentido, en el segmento de SUV, la novedad que se viene es el ID. Roomzz, un modelo que es la máxima representación del todoterreno del futuro, 100% eléctrico.

Por ahora está pensado para China, mercado al que llegará en 2021 con conducción autónoma de nivel 4.

Toyota, por su parte, también tiene dos primicias en este mismo segmento y mercado, que debutarán en China: el C-HR y el IZOA, dos SUV que saldrán a la venta el próximo año.

La japonesa va por mucho más. «Para 2025, en el marco de su Desafío Ambiental, nos comprometimos a ofrecer al menos una versión electrificada de cada uno de nuestros modelos a nivel mundial», aclaran desde Toyota Argentina, lo que indica que el SW4 y la pick up Hilux producidas a nivel local también tendrán nuevas variantes.

Sin embargo, lo más inmediato será la llegada de la Rav4 Hybrid. La empresa planea importar 842 unidades, que se comenzarán a comercializar a mediados de 2019 y tendrán un precio similar a las versiones nafteras gracias a las recientemente anunciadas ventajas aduaneras.

Otra novedad en materia de eléctricos pertenece a DS, marca que, una vez independizada de Citroën, aspira a competir en la alta gama.

Su apuesta es el DS3 Crossback E-Tense, que toma como base el convencional DS3 Crossback, pero está equipado con una batería de 50 kWh y 136cv de potencia. La autonomía es de 300 km, ofreciendo además una configuración de tracción a las cuatro ruedas.

Gonzalo Cassina, director de DS Argentina, indica a iProUP que la llegada del modelo eléctrico es «un hecho concreto y clave» para la automotriz.

«Los planes de la marca son ir sumando nuevos modelos, con base sólida. Uno de los lanzamientos más importantes del año será el DS3 Crossback, que sigue la línea del DS7 Crossback. Pero también tenemos un auto eléctrico que es el DS3 Crossaback E-Tense, un proyecto a mediano plazo», comenta.

«Si bien la situación económica del país es complicada, es un buen momento para empezar con una marca premium como esta. Y, en el caso de los eléctricos, más allá del mercado premium o no premium, es una forma de mostrar que estamos dando pasos sólidos», subraya Cassina.

Los de alta gama
BMW, Mercedes Benz y Audi son tres automotrices clásicas dentro de la alta gama y rivalizan mano a mano en todo el mundo. Por ello, sus proyectos son un caso aparte, aunque existen muchas otras firmas en la categoría.

En rigor, las «alemanas» ya tienen planes eléctricos en marcha; en más, las dos primeras tienen divisiones especiales: en BMW son los llamados i, y en Mercedes Benz pertenecen a la división EQ.

En cuanto a las últimas novedades, en la marca de las tres letras lo más esperado es el iX3, basado en el exitoso BMW X3. Tendrá un motor eléctrico de 268 CV de potencia con una batería de 70 kWh de capacidad para lograr 400 km de autonomía.

Esta versión formará parte de la ofensiva eléctrica de BMW, que incluye el lanzamiento de 25 modelos con algún tipo de electrificación en su propulsión, de los cuales 12 serán completamente eléctricos. Su llegada se daría a partir del 2020.

En cuanto al debut en la Argentina, Alexander Wehr, presidente y CEO de BMW Group Latinoamérica, sostiene a iProUP que los vehículos basados en estas nuevas tecnologías son un desafío para el grupo. «BMW está dejando una buena huella en electromovilidad en la región», asegura.

«En Brasil tenemos un corredor eléctrico entre San Pablo y Río de Janeiro con cargadores de alta velocidad. En México, la venta de SUV eléctricos ya representa el 8% del total de los modelos comercializados dentro del segmento. Por eso también se analiza el mercado doméstico», confirma Wehr.

En Mercedes Benz, la última innovación es el EQC, con el cual buscan ganar mercado al Tesla Model X. El eléctrico tiene dos motores, uno por cada eje, para ofrecer tracción integral y una batería de 80 kWh.

Con sus 300 kW (408 CV, la misma potencia que el e-tron), es el más poderoso de todos los SUV eléctricos.

Audi, por su parte, cuenta con el e-tron, el primer eléctrico de la marca. La unidad posee dos impulsores eléctricos capaces de producir 408 CV (300 kW).

Este modelo tiene como característica especial que puede rebajar la altura de la carrocería hasta 26 mm en viajes largos para ganar en eficiencia frente al viento. Así, se presenta como el SUV más aerodinámico del mercado. También suma un sistema de recuperación de energía responsable del 30% de la autonomía.

Con dotes deportivos
Los SUV eléctricos de Porsche, Ferrari, Aston Martin o Bentley, entre otros, componen la categoría más llamativa dentro de la industria por dos motivos:

– Son marcas con trayectoria en el mundo de los autos y que, hasta ahora, peleaban para ver quien tenía más potencia.

– Al pasarse al mundo de los eléctricos, no solamente dejan el ruido y potencia del motor que los caracterizaba, sino que se arriesgan a una carrocería que nada tiene que ver con el típico auto bajo y «pistero».

La compañía fue el primer gran jugador de la alta gama que se animó a romper la tradición apostando al segmento SUV con el Cayenne- un verdadero éxito-, al cual le siguió el Macan.

Ahora es el turno de otro modelo, en este caso eléctrico.

Otra empresa relacionada al mundo deportivo es Jaguar, quien trascendió todas las fronteras y ganó infinidad premios entre los SUV con el I-Pace.

Cuenta con dos motores eléctricos con una potencia de 400 CV (294 kW) y 696 Nm de par motor para una autonomía que de 480 km.

Entre los que se sumarán a la carrera se encuentra otra firma de lujo, Aston Martin, que comenzará en 2022 con su desafío eléctrico bajo su marca Lagonda, que incluye un SUV y un sedán eléctricos. Estas unidades competirán con los modelos electrificados de Bentley y Rolls-Royce.

En estudio
Bugatti, marca hiper exclusiva, analiza el desarrollo de un todoterreno coupé basado en el Lamborghini Urus, pero que tendrá un sistema híbrido para acercarlo a una de las mayores cifras de potencia combinada.

Este proyecto podría ser nada menos que el renacimiento del Bugatti Royale y llegaría en 2023.

En cuanto a su probable SUV no hay muchos detalles, pero se llamaría Purosangue y estaría listo en 2022 en dos variantes: un motor 100% a combustión o hibrido con tracción integral.

Por otro lado, la próxima generación vehículos Maserati ofrecerá variantes electrificadas. Incluso se sumarán un SUV y un superdeportivo a esta cartera de productos.

En total, entre nuevos lanzamientos y actualizaciones, serán seis nuevos modelos a combustión interna, ocho versiones híbridas y cuatro 100% eléctricas. El objetivo de Maserati será alcanzar las 100.000 ventas en 2022, es decir, doblar los registros actuales.

Otras sospresas llegarán de manos de Volvo, con el XC40 eléctrico, partiendo sobre la base del conocido SUV sueco, y para cerrar, junto a un misterioso SUV de Ford, que tomará rasgos de diseño del mítico Mustang.

Así, la carrera es intensa y promete ser muy variada. Lo cierto es que, para todas las firmas, el SUV eléctrico tiene que estar, sí o sí, en el portfolio del futuro.

Fuente: www.iproup.com

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *