Protección ambiental: Los autos nafteros y diésel no podrán circular más por Amsterdam


Será una medida gradual hasta llegar a una veda total en 2030.

Amsterdam, la capital holandesa, prepara un plan gradual para eliminar la creciente concentración de dióxido de nitrógeno generada por los vehículos alimentados por combustibles fósiles.

El Plan de acción de Aire Limpio comenzará con una medida puntual para 2020. A partir del año que viene, los vehículos de motor diésel de más de 15 años de antigüedad no podrán circular por la autopista A10 que rodea a Amsterdam.

Luego, en 2022, se prohibirá la circulación de los autobuses que funcionen con nafta y diesel. En 2025 se aplicará la misma fórmula para camiones, camionetas, taxis, y todo tipo de embarcación, mientras que en 2030 le llegará el turno a las motos y autos que no sean «emisiones cero».

Si bien en Amsterdam se ha generalizado el uso de la bicicleta aún existe un tránsito masivo que genera altos niveles de dióxido de nitrógeno, incluso más del permitido por las leyes europeas. Según el Ministerio de Salud de Holanda este flagelo puede provocar enfermedades respiratorias e incluso reducir la esperanza de vida en más un año.

«La polución es un asesino silencioso, y uno de los factores de riesgo más grandes de nuestra ciudad», explicó Sharon Dijksma, la responsable a cargo del Departamento de Tránsito de la municipalidad de Ámsterdam, a la hora de fundamentar la iniciativa, en declaraciones recogidas por el medio británico The Guardian.

El plan también prevé la eliminación de más de 1.000 plazas de estacionamiento por año, con el objetivo de que queden de 7.000 a 10.000 plazas en la calle para el año 2025.

Actualmente se necesita un permiso para acceder a los estacionamientos de la ciudad. Por eso, el gobierno los reducirá rechazando la renovación de los que caducan y aumentando sus costos. La primera suba ya se registró en abril, elevando la tarifa por hora de 5 a 7,5 euros.

Esos espacios serán reemplazados por veredas y carriles más amplios para bicicletas, áreas verdes, nuevos lugares de estacionamiento para bicicletas, y mayor cantidad de puntos de recarga para autos eléctricos.

Está claro que este plan alentará a los ciudadanos a reemplazar sus vehículos convencionales por autos eléctricos o a hidrógeno. Sin embargo, la asociación Rai, principal grupo lobbista de la industria automotriz, se opuso considerándolo «bizarro y retrógrado».

«Hay miles de familias que no tienen el dinero para comprarse un auto eléctrico, y ahora quedarán a la intemperie. Esto convierte a Amsterdam en una ciudad para los ricos», declaró un vocero del grupo.

Amsterdam no es la única ciudad que ha desarrollado un plan de contaminación cero. Por ejemplo, varias ciudades alemanas ya cuentan con luz verde para prohibir la circulación de autos diésel que no respondan a la norma Euro 6.

A la vez, Austria estudia desde 2016 dejar de vender autos de combustión interna en 2020; mientras que Gran Bretaña, Francia y el estado norteamericano de California se plantean lo mismo para 2040.

Fuente: www.clarin.com

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *