Futuras mamás: consejos para un manejo seguro


Cuál es la posición correcta, de qué manera se debe colocar el cinturón, y cuándo se recomienda dejar de conducir.

El 31 de agosto se celebró en todo el mundo el Día de la Obstetricia y de la Embarazada. Y en esta fecha, especialistas en seguridad vial brindaron una serie de consejos y recomendaciones para las futuras mamás que conducen a diario.

El uso del cinturón de seguridad durante el embarazo es obligatorio, pero no pasa por un tema netamente legal, lo más importante es proteger a la futura madre y al hijo por nacer que lleva en su vientre.

¿Se puede conducir durante el embarazo?

Sí. Aunque es el médico quien tiene la última palabra, y esto se debe a que existen trastornos propios del embarazo, cambios en niveles de azúcar de la sangre, modificación en la tensión arterial, alteraciones circulatorias, en la visión, trastornos a nivel digestivo como náuseas, etc. Por eso los profesionales de la medicina coinciden en dividir la conducción durante el embarazo, en tres trimestres: En el primero, no se sufren grandes modificaciones desde lo físico, por lo que no es necesario ajustar los mandos del vehículo, pero hay síntomas, propios del embarazo que se hacen presentes mediante trastornos del sueño, náuseas, vómitos, cansancio, etc.

El segundo y tercer trimestre, los cambios físicos se hacen evidentes y es fundamental en esta etapa, que asiento y volante sean reajustados cada vez que sea necesario.

Respecto al último mes de gestación, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) señala que “una mujer embarazada de nueve meses es una persona poco ágil debido a la dimensión de su abdomen, por lo que todos los movimientos, sobre todo delante de un volante, van a ser más lentos, con lo cual, va a tener menos posibilidad de maniobra”.

¿Cuál es la manera correcta de ajustar el cinturón?

La banda inferior pélvica (la cinta horizontal) del cinturón debe quedar lo más baja posible y bien ceñida a la pelvis, y nunca sobre el estómago ni el vientre. La panza debe quedar libre para que, en caso de siniestro, el cinturón actúe sobre la pelvis y no sobre el útero directamente.

Al mismo tiempo la banda superior torácica (la cinta vertical oblicua) debe bajar cruzando el centro del hombro entre los senos y sobre el esternón, evitando que quede situada encima de únicamente uno de ellos. Luego, acomodarlo por sobre las costillas por fuera del vientre para que no ejerza presión sobre éste.

En caso de viajar en la plaza trasera se recomienda utilizar los cinturones de seguridad de tres puntos que, en general, están ubicados en los asientos contra las puertas (hay vehículos que cuentan con este sistema de sujeción también en el asiento del medio).

Axel Dell’ olio, titular de la Asociación para la Disminución de Siniestros Viales (ADISIV) y director de Mamás y Niños Seguros (MyNS), aclara que “si el médico recomienda hacer reposo es importante preguntar si se puede manejar o viajar como pasajera, y que en caso de viajes largos es recomendable parar cada 150 kilómetros o cada dos horas de conducción, parar para ir al baño, caminar, comer y así evitar -entre otras cosas- que se hinchen las piernas”.

Además, es fundamental mantener la hidratación y, en línea con la sugerencia de los especialistas, llevar alimentos ricos en azúcar como caramelos o galletas para combatir una posible hipoglucemia.

Otro consejo útil es mantener una velocidad adecuada, no solamente por evitar un siniestro vial, sino para sortear de manera más segura movimientos bruscos, que se pueden dar, por ejemplo, al esquivar un simple bache.

¿Cómo regular el asiento correctamente?

Se recomienda mantener una distancia de 25 centímetros entre el centro del pecho y el volante. A medida que el abdomen crezca durante el embarazo se deberá ajustar el asiento para mantener esa distancia mínima. También es indispensable asegurarse de llegar a los pedales cómodamente y sin esfuerzos.

¿Existen cinturones de seguridad diseñados para embarazadas?

Sí, existen sistemas como BeSafe Pregnant o Emobikids, que, con distintas características y cumpliendo con la norma europea R16 (criterios de homologación para los cinturones de seguridad), mantienen el cinturón de seguridad de manera segura por debajo del vientre, sin que éste tenga modo de levantarse.

Si la futura madre viaja en asientos delanteros ¿Es necesario desconectar el airbag?

El airbag es un sistema de seguridad pasiva que actúa como complemento del cinturón de seguridad, no lo reemplaza. Si no se utiliza correctamente el cinturón de seguridad, el airbag puede causar serios daños e incluso la muerte. No se debe desactivar a menos que el médico lo indique, hay que ser cautos y tener en cuenta que, para proteger a la embarazada, debe estar regulado a la altura del tórax y la cabeza, nunca hacia el abdomen. Por eso es recomendable que se regule la butaca a unos 25 cm del volante, ya que en caso de disparase el airbag, no va a provocar lesión.

¿Qué debe hacer la mujer embarazada si sufre un siniestro vial?

Siempre debe consultar al médico aunque se sienta bien. Debe acudir al especialista, ya que puede no haber pasado nada, o puede, por ejemplo, desprenderse la placenta, tener lesiones internas o desencadenarse un parto prematuro.

Luego, acomodarlo por sobre las costillas por fuera del vientre para que no ejerza presión sobre éste. En el tercer trimestre del embarazo se recomienda viajar en el asiento de atrás.

Fuente: www.clarin.com

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *