Autos por cuotas: tres alternativas para comprar 0km financiados


La venta de automóviles se mantiene en alza gracias a los planes crediticios: la mitad de los patentamientos son a través de operaciones financiadas. Planes de ahorro, créditos UVA para autos y préstamos de las financieras de las automotrices: tres opciones para llegar al cero kilómetro.

La venta de autos cero kilómetro en Argentina tiene pronóstico de récord. En junio se patentaron más de 3.800 autos por día. El primer semestre del año arrojó más de 450 mil unidades vendidas. La previsión es superar el umbral de los 800 mil patentamientos en 2017. El sector denuncia un crecimiento consecutivo de doce meses, con un incremento interanual del 39,8% en junio, según datos suministrados por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). Su exponencial auge en ventas significa uno de los ansiados brotes verdes de la economía. Sostenida y estimulada por las compras financiadas, un próspero campo de batallas en el que se enfrentan las terminales y los bancos.

Uno de cada dos autos que se venden en el país se adquiere mediante créditos, bancarios, vía plan de ahorro o préstamos de las automotrices. Las operaciones financiadas registran el 46% del total del mercado, con un crecimiento interanual del 48,3% de las gestiones con crédito prendario que incluso superan el ritmo de patentamientos de la industria automotriz.

Para competir con los planes de ahorro de las compañías, bancos públicos como el Provincia y el Ciudad lanzaron una línea de créditos ajustables a los niveles de inflación, estándares regidos bajo el índice nacional de precios del Indec. Son los créditos UVA -Unidades de Valor Adquisitivo-, con una tasa de interés sensiblemente baja en comparación con otro tipo de créditos. El préstamo renueva su valor todos los meses y no supera el 12% de tasa, según la institución crediticia que lo apañe. El Banco Provincia ofrece una línea de 48 cuotas con una tasa de entre el 8 y el 12%, según la condición del cliente. El Banco Ciudad, por su parte, dispone de una tasa de 3,9% y una financiación que se extiende hasta 60 meses, con una cuota inicial también inferior.

Los planes de ahorro son un clásico en vigencia. En mayo, por ejemplo, representaron el 27% de los patentamientos: la ecuación alude a que casi tres de cada diez autos nuevos fueron entregados a través del tradicional método de financiación. Sigue siendo la forma más accesible gracias a un plazo de pago de siete años, las célebres 84 cuotas. Por mes, las terminales entregan dos modelos para el que no quiera esperar a finalizar el pago minucioso de todas las cuotas: adjudicación por licitación o sorteo, dentro de la compulsa del grupo cuotapartista que integra cada comprador.

La contra de los planes de ahorro es que, si bien no presentan tasa de interés, validan un monto extra, caratulado dentro del gasto administrativo que acompaña el valor de la cuota pura. En comparación al crédito UVA, el plan de ahorro tiene una ventaja: se rige bajo los patrones inflacionarios de la industria automotriz, no de la economía global. El valor de los autos aumenta a un ritmo menos vertiginoso que la inflación: el fenómeno de los modelos antiinflación. El año pasado, cuando el costo de vida superó la barrera del 40% de aumento anual, algunos vehículos de gama mediana presentaron incrementos inferiores al 12% en las mediciones comparativas de febrero a diciembre.

Del 46% de los patentamientos que representan a las operaciones financiadas, el 22% fueron a través de planes de ahorro y el 8% mediante líneas crediticias de los bancos. El 16% restante corresponde a los préstamos de las financieras de las automotrices. Son propuestas agresivas de las compañías para mantener el ritmo de ventas, potenciar determinados productos y aligerar la disponibilidad de su stock. Con un adelanto en efectivo y un saldo restante a pagar en plazos de hasta 36 meses a tasa cero, los concesionarios realizan la entrega inmediata de la unidad. Las terminales exigen que la cuota no supere el 30% del salario de quien saque el crédito, que además deberá estar bancarizado.

Fuente: www.infobae.com

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *