Francia quiere deshacerse de los autos a combustión


El país anunció un plan quinquenal para promover la energía limpia.

En una conferencia de prensa en la que anunció un plan quinquenal para promover la energía limpia y cumplir con lo pactado en el acuerdo climático de París, el ministro de asuntos ambientales de Francia, Nicolas Hulot, dijo que la industria automotriz francesa “está en capacidad de cumplir con ese objetivo”.

Las declaraciones surgen al día siguiente de que Volvo se convirtió en la primera empresa automotriz en prometer de dejar de armar vehículos que funcionen exclusivamente a combustión interna.

Francia depende enormemente de los combustibles diésel, que generan fuertes niveles de contaminación sobre la capital francesa. El alcalde de París ansía prohibir la circulación de vehículos diésel para el 2020.

Pero el plan de Hulot abarcaría al país entero y también a los vehículos propulsados con gasolina, algo que podría generar resistencia no sólo de los fabricantes sino también de los conductores. Propuso dar ayuda económica a los pobres para que puedan comprar automóviles de energía limpia.

“Anunciamos el fin de la venta de vehículos de gasolina y diésel para 2040”, declaró Hulot, al presentar el “plan clima” del gobierno y admitiendo que será una meta “ardua” de cumplir, especialmente para los constructores.

Se trata de una “verdadera revolución”, pero “las condiciones están reunidas”, añadió.

“Nuestros propios constructores (de automóviles) tienen cómo alimentar y encarnar esta promesa (…) que es además una cuestión de salud pública”, agregó.

Las empresas francesas Peugeot, Citröen y Renault encabezaron en 2016 – por ese orden – una lista sobre los grandes constructores que generan menos emisiones contaminantes, según la Agencia Europea de Medioambiente.

Varios países europeos anunciaron planes para reducir drásticamente el número de autos de gasolina y diésel en las carreteras en favor de híbridos y eléctricos.

Alemania quiere que para 2020 un millón de autos eléctricos circulen en el país.

La empresa PSA Group, fabricante de los Peugeot y Citröen, dijo que la meta establecida por el ministro del ambiente se ajusta a sus objetivos de que el 80% de sus vehículos sean eléctricos o híbridos para el 2023.

Pero aun si Francia llega a prohibir los carros con gasolina o diésel, PSA seguirá fabricando esas máquinas para consumo externo, dijo la vocera de la empresa Laure de Servigny.

“Somos una empresa global y tenemos que tener en consideración la situación global”, dijo la vocera a la AP.

Hulot anunció también que Francia dejará de crear energía a base de carbón – actualmente es un 5% del total – para el 2022. El país anhela además reducir su dependencia de la energía nuclear para el 2025, del 75% al 50%.

El gobierno aspira a impulsar la energía limpia y las nuevas tecnologías, principalmente cobrando impuestos sobre las otras fuentes de energía. Además, propuso prohibir la exploración petrolera y de gas en territorio francés.

Fuente: www.clarin.com

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *