En un año ya se hará la Frontier, estima Nissan

Nueva_Nissan_Frontier_1_0
Nissan trabaja aceleradamente en Santa Isabel para cumplir la meta de empezar a fabricar camionetas en 2018. “Comenzamos a construir nuestro propio edificio administrativo dentro de la fabrica de Renault y trabajamos en el nudo de todo este proyecto que es asegurar la localización de las autopartes”, dijo a La Voz una fuente de la compañía.

El nuevo horizonte comercial de la Argentina, con una mayor integración al mercado internacional, entusiasma a los ejecutivos de la compañía que mantiene un acuerdo asociativo con Renault para conformar un polo de producción de vehículos con transmisión cuatro por cuatro.

La empresa nipona trajo a Córdoba 10 ingenieros japoneses y también personal de otras áreas cuya función es, primero que nada, avanzar en la estructuración de la línea de montaje en vinculación con sus pares de la marca francesa y avanzar en la nacionalización de las piezas de la Frontier NP300 “criolla”.

“Es una tarea ardua porque el compromiso asumido con la Nación es que el 50 por ciento de las partes sean argentinas, para lo cual necesitamos desarrollar proveedores sin demoras”, comentó el interlocutor. Durante el reciente Foro Económico Mundial (WEF) realizado en Buenos Aires e inaugurado por el presidente Mauricio Macri estuvieron presentes los dos popes de Nissan y Renault, José Valls y Luis Fernando Peláez, respectivamente.

El inicio de las obras del nuevo edificio fue anunciado en su momento por el propio Valls. Es una instalación con fines administrativos y no de producción, como habían informado equivocadamente algunos blogs especializados. Estará concluido a mitad del año.

Hoy, Nissan comercializa su modelo Frontier NP300, importado de México, pero su objetivo es fabricar en Córdoba esa camioneta para exportarla, en particular a Brasil desde donde a la vez importa los Nissan March y Versa.

Que Nissan mantenga las fechas del inicio de producción dentro de los plazos anunciados en un principio es un dato importante para los proveedores argentinos que vienen afectados por una fuerte caída en la producción de vehículos nacionales, aun cuando el mercado automotor haya reaccionado por la mayor venta de modelos importados.

“Estamos muy bien en ventas, en marzo cerro nuestro balance (que se rige por el sistema administrativo japonés) y crecimos 35 por ciento interanual. El objetivo para este año es crecer 40 por ciento, dentro de nuestro volumen que es chico porque estamos alcanzados por el sistema administrado de importaciones”, comentó la fuente.

Fuente: www.lavoz.com.ar

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *