La importancia de un asiento seguro

En una encuesta realizada en la página web de CESVI, el 47% de las personas respondió que no sabe cómo reconocer las sillitas homologadas. Aquí te brindamos una guía para identificar los modelos que tienen la mejor protección para sus hijos.

Cuando llevamos a los niños en el auto, lo primero que hay que hacer es ubicarlos en las plazas traseras y luego sentarlos en las correspondientes butacas, sillas o huevitos homologados. Pero, ¿cómo reconocer sillitas que den la mejor protección?

Para otorgarles la homologación a los asientos infantiles, se los somete a diferentes pruebas de fiabilidad y resistencia. Todos ellos son protagonistas de crash test que simulan el comportamiento de las butacas en caso de siniestro o choque trasero. Con esta prueba se busca comprobar la resistencia y el grado de protección que le ofrecen al niño, el desgaste de las hebillas y cinturones y la corrosión de las partes metálicas, entre otros elementos que se testean para verificar su absoluta seguridad.

Cada butaca debe llevar obligatoriamente una etiqueta que certifique su idoneidad para transportar al niño. El rótulo, por lo general, se encuentra en la parte trasera o en la base de la butaca, y se reconoce fácilmente por su color naranja.

La etiqueta de homologación es como una tarjeta de identidad que indica las características fundamentales del producto. A continuación, brindamos un detalle que ayudará a comprender de qué se trata este elemento que certifica la calidad de un producto que puede salvar la vida de un hijo en caso de que se produzca un siniestro.

Comentarios

Tu email nunca será divulgado.
Campos obligatorios están marcados con *